La Biblia prueba las enseñanzas de la Iglesia Católica

^