La Biblia enseña que Jesús hizo a San Pedro el primer Papa

 

25 de Enero de 2015
image_print

vaticanocatolico.com
Hno. Pedro Dimond

La predicación de San Pedro Apóstol, el primer Papa
La predicación de San Pedro Apóstol, el primer Papa

Ver en YouTube: Impresionante: Hechos 15 prueba el Papado (28 minutos)

Recientemente leí algo en el Antiguo Testamento que, cuando se considera junto con Hechos capítulo 15, prueba más aún, sin lugar a dudas, que San Pedro fue el primer papa. Nunca he visto tratar este punto. Ahora, antes de considerarlo, debe dejarse claro que existe la prueba abrumadora de que Jesús hizo a San Pedro el primer papa en los textos tales como Mateo 16, 18-19. Allí dice que Jesús le da a Simón el nuevo nombre de Pedro, que significa piedra; dice que Jesús edificará su Iglesia sobre Pedro; dice que Jesús le dará las llaves del reino de los cielos; dice que cuanto Pedro atare sobre la tierra será atado en los cielos, y que cuanto él desatare sobre la tierra será desatado en los cielos.

Jesús le da a San Pedro las llaves del reino de los cielos en Mateo 16, 18-19

Mateo 16, 18-19: “Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra Yo edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares sobre la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares sobre la tierra será desatado en los cielos”.

San Pedro el primer Papa con las llaves del reino de los cielos

Además tenemos Lucas capítulo 22. Allí Jesús les habla a sus Apóstoles acerca de su reino, es decir, la Iglesia de Dios sobre la tierra. En Lucas 22, 29, Jesús dice:

“Por eso yo os preparo el reino celestial como mi Padre me lo preparó a mí”.

En el contexto de la discusión acerca de cómo será estructurado este reino y quién será considerado el mayor en él (véase Lucas 22, 24-25), Jesús destaca a San Pedro del resto de los Apóstoles. En Lucas 22, 31-32 Jesús dice:

“Simón, Simón, mira que Satanás os busca para zarandearos como se hace con el trigo. Pero Yo he rogado por ti, a fin de que tu fe no desfallezca. Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos”.

Es importante señalar que cuando Jesús dice aquí, “Satanás os busca”, el ‘os’ es en plural. Esto es claro en el texto original griego, aunque no lo es en muchas traducciones castellanas e inglesas. Jesús dice que Satanás va en búsqueda de todos los apóstoles (plural); pero Jesús rogó sólo por Simón Pedro (singular), a fin de que su fe no desfallezca.

Lucas 22, 31-31: “Simón, Simón, mira que Satanás os μας busca para zarandearos como se hace con el trigo. Pero Yo he rogado por ti [σου], a fin de que tu [σου] fe no desfallezca. Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos”.

Jesús cambia el nombre de Simón a Pedro en Mateo 16, 18-19

De acuerdo a Jesús, San Pedro, el que recibirá las llaves del reino de los cielos, también gozará de una fe que no desfallece. Jesús solamente le dice esto a San Pedro, separándolo de los demás. Jesús hace esta garantía sobre San Pedro en el contexto de la discusión acerca de cómo será estructurado su reino y quién será el mayor en él. La promesa a San Pedro de que su fe no desfallecerá está conectada con la infalibilidad en el cargo de San Pedro. Esa promesa es conocida como la infalibilidad papal.

También está Juan 21, 15-17. En Juan capítulo 21 se relata que, después de su resurrección, Jesús se le apareció a Pedro y algunos de los Apóstoles. Jesús luego destaca a San Pedro una vez más y le confía todo su rebaño. Jesús le dice a San Pedro “Apacienta mis corderos”, “Pastorea mis ovejas”, y “Apacienta mis ovejas”. Las ovejas son los cristianos, los miembros de su Iglesia.

Juan 21, 15-17: “Habiendo, pues, almorzado, Jesús dijo a Simón Pedro: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas tú más que éstos?’ Le respondió: ‘Sí, Señor, Tú sabes que yo te quiero’. Él le dijo: ‘Apacienta mis corderos’. Le volvió a decir por segunda vez: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas?’ Le respondió: ‘Sí, Señor, Tú sabes que te quiero’. Le dijo: ‘Pastorea mis ovejas’. Por tercera vez le preguntó: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?’ Se entristeció Pedro de que por tercera vez le preguntase: ‘¿Me quieres?’, y le dijo: ‘Señor, Tú lo sabes todo. Tú sabes que yo te quiero’. Jesús le dijo: ‘Apacienta mis ovejas’”.

Jesús le dice a San Pedro “Apacienta mis corderos”, “Pastorea mis ovejas”, y “Apacienta mis ovejas” en Juan 21, 15-17

Véase Juan 10, 11 y otros numerosos pasajes.

Juan 10, 11: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas”.

En Juan 21, 15-17, Jesús le confía todo su rebaño a San Pedro y le manda que lo apaciente y gobierne

Esto significa que en Juan 21, 15-17, Jesús le confía todo su rebaño a San Pedro y le manda que lo apaciente y gobierne. De hecho, en Juan 21, 16, el segundo mandato de los tres que Jesús hace a Pedro, Él utiliza la palabra Ποίμαινε, que es el presente imperativo activo, en segunda persona singular del verbo ποιμαίνω, cuyo significado es yo pastoreo, atiendo o rijo. El verbo ποιμαίνωes usado repetidamente en el Apocalipsis para expresar la autoridad propia de Jesús para regir. Por ejemplo:

Apocalipsis 2, 27: “Y las regirá [ποιμανει] con vara de hierro…”.

Y Apocalipsis 12, 5: “Y parió un hijo varón, que ha de regir [ποιμαίνειν] a todas las naciones con vara de hierro…”.

Jesús utiliza el mismo verbo en Juan 21, 16, cuando le manda a San Pedro pastorear o regir el rebaño, porque San Pedro sería el primer papa. Pedro recibe la autoridad única de Cristo para regir y apacentar al pueblo cristiano. A propósito, la autoridad que Jesús le prometió a San Pedro en Mateo 16, 18-19 no fue de hecho conferida sobre él sino hasta el evento relatado en Juan 21, 15-17. Fue después de la resurrección, cuando Jesús le dio a San Pedro la autoridad sobre todo su rebaño, que él se convirtió en papa. Las palabras de Jesús en Mateo 16, 18-19 son promesas acerca de lo que Él establecerá sobre San Pedro en el futuro. Es por eso que las promesas son dichas en tiempo futuro: “sobre esta piedra Yo edificaré mi Iglesia… Yo te daré las llaves del reino de los cielos…”, etc.

La autoridad y posición única conferida a San Pedro por Jesucristo también se prueba claramente por la singularidad y la prominencia que se le da a San Pedro en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles. El nombre de San Pedro es mencionado más de 190 veces en el Nuevo Testamento. El siguiente más cercano a Pedro entre los 12 apóstoles, que es Juan, sólo se menciona 29 veces. Los nombres de los demás 11 apóstoles en su conjunto son mencionados sólo 130 veces, mucho menos que el de Pedro. Tan solo en los capítulos 1 a 15 de los Hechos, el nombre de Pedro es mencionado 56 veces:

San Pedro Apóstol predicando en Pentecostés

  • Pedro dirige a la Iglesia para decidir quién reemplazará a Judas en Hechos capítulo 1;
  • Pedro habla a favor de la Iglesia en Pentecostés en Hechos capítulo 2;
  • Pedro obra la primera curación milagrosa en la historia de la Iglesia después de la Ascensión en Hechos capítulo 3;
  • Pedro responde a favor de la Iglesia ante el concilio del sumo sacerdote en Hechos capítulo 4;
  • Pedro impone la disciplina a Ananías y Safira en Hechos capítulo 5;
  • En Hechos capítulo 10, al primer converso gentil se le dice que encuentre a Pedro; y mucho más.

También vemos la manera cómo las Escrituras se refieren a San Pedro en el contexto de los demás Apóstoles. En el Nuevo Testamente, cada lista de los 12 Apóstoles tiene enlistado primero el nombre de Pedro y como último el de Judas. Esto es cierto a pesar de que la ordenación en la lista que menciona a los otros Apóstoles no siempre es exactamente la misma. En la lista de Mateo, no sólo se menciona primero a Pedro, sino que es directamente llamado el primero o el jefe.

Mateo 10, 2: “Los nombres de los doce apóstoles son éstos: el primero [πρωτος], Simón, llamado Pedro…”.

La palabra griega usada en Mateo 10, 2 (πρωτος) significa primero, jefe o principal. Como los demás nombres no tienen un número asignado en la lista – y Pedro no fue el primero que siguió a Jesús (sino Andrés) – esta declaración no tiene la intención de asignar un número a Simón Pedro. Ello es para indicar que él es el jefe, el líder o el principal de los doce. Mateo está diciendo literalmente: El Jefe, Pedro.

San Pedro y los apóstoles

Mateo 10, 2-4: “Los nombres de los doce apóstoles son éstos: el primero, Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago el de Zebedeo y Juan, su hermano; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el celador, y Judas Iscariote, el que le traicionó”.

Marcos 3, 14-19: “Y designó a doce… a Simón, a quien puso por nombre Pedro; a Santiago el de Zebedeo y a Juan, hermano de Santiago, a quienes dio el nombre de Boanerges, esto es, ‘hijos del trueno’; a Andrés y Felipe, y Bartolomé y Mateo, a Tomás y Santiago el de Alfeo, a Tadeo y Simón el Cananeo, y a Judas Iscariote…”.

Lucas 6, 14-16: “Simón, a quien puso también el nombre de Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago y Juan, Felipe y Bartolomé, Mateo y Tomás, Santiago el de Alfeo y Simón, llamado el Zelotes; Judas de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor”.

Adicionalmente, cuando Pedro es mencionado por su nombre, los demás Apóstoles a menudo son descritos como los que estaban con Pedro.

Hechos 2, 37: “… se sintieron compungidos de corazón y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: ‘¿Qué hemos de hacer, hermanos?’”.

Hechos 5, 29: “Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron…”.

Marcos 1, 36: “Y Simón [Pedro] y los que estaban con él salieron a buscarle”.

Lucas 9, 32: “Mas Pedro, y los que con él estaban, se hallaban cargados de sueño”.

Incluso el ángel, después de la resurrección, hace lo mismo.

Marcos 16, 7: “Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro que os precederá a Galilea”.

El ángel, después de la resurrección, menciona a Pedro

La Escritura repetidamente singulariza a San Pedro, y lo distingue de los demás Apóstoles, porque él era el líder, el primer papa.

Bien, ahora consideremos una impresionante prueba adicional de este hecho ubicada en los Hechos de los Apóstoles.

Con el fin de entender este punto, se debe saber que, según el Nuevo Testamento, Jesús se sentará sobre el trono de David y heredará su reino. Dios hizo un pacto con David para establecer un reino. La monarquía davídica, el reino de Dios sobre la tierra en el Antiguo Testamento, estaba destinada a ser un prototipo del reino de Dios que Jesucristo luego establecería. Es por eso que Jesús es llamado el hijo de David en los Evangelios. Es por eso que en el Evangelio de Mateo uno de sus temas principales es sobre un reino. También es la razón por la que el mismo San Pedro dice en Hechos 2, 30 que Jesús está sentado sobre el trono de David.

Hechos 2, 30-32: “Pero, [David] siendo profeta y sabiendo que le había Dios jurado solemnemente que un fruto de sus entrañas se sentaría sobre su trono, le vio de antemano y habló de la resurrección de Cristo, que no sería abandonado en el Hades, ni vería su carne la corrupción. A este Jesús le resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos”.

Por eso Lucas 1, 32 dice lo siguiente de Jesús:

“… y le dará el Señor Dios el trono de David su padre…”.

Jesús está sentado sobre el trono del rey David

Jesús está sentado sobre el trono de David. Pero el reino de Jesús es espiritual; su reino es su Iglesia. Su reino no sólo es el cumplimiento, sino que supera el prototipo, el reino de David. El punto aquí es que el reino de Jesús, su Iglesia, sigue el modelo del reino de David y la Israel del Antiguo Testamento. Tenga esto presente. Por ejemplo, los ministros reales que formaban el gabinete real en la monarquía davídica, como también las 12 tribus de Israel, prefiguraron a los 12 apóstoles de Jesús.

Ahora, en Hechos capítulo 15 leemos acerca del Concilio de Jerusalén. Este fue una reunión monumental de la κκλησία, la Iglesia, con respecto a la circuncisión, y cómo en el futuro debían ser atendidos los gentiles que se convertirían al evangelio. La reunión, por lo tanto, trató de cómo funcionaría el reino del Nuevo Pacto de Dios, que es su Iglesia, y de cómo se construiría y expandiría en el futuro.

En Hechos 15, 6 leemos que:

“Se reunieron los apóstoles y los presbíteros para examinar este asunto”.

Concilio de Jerusalén relatado en Hechos de los Apóstoles capítulo 15

Así que los hombres principales de la Iglesia se presentaron para esta importante reunión en Jerusalén. Ahora bien, si retornamos al Antiguo Testamento – y específicamente, a 1 Crónicas capítulo 28 o 1 Paralipómenos capítulo 28 – leemos acerca de otro concilio. Este concilio aconteció durante el reinado del rey David. También fue un concilio en Jerusalén.

Y así como los hombres principales, los apóstoles y los presbíteros, estuvieron presentes para el Concilio de Jerusalén de Hechos 15, leemos en 1 Crónicas 28, 1 que “todos los príncipes de Israel” se reunieron para el concilio del Antiguo Testamento en Jerusalén.

1 Crónicas 28, 1: “todos los príncipes de Israel” se reunieron “en Jerusalén”.

Concilio de Jerusalén relatado en 1 Crónicas capítulo 28 o 1 Paralipómenos capítulo 28

Por otra parte, el Concilio de Jerusalén registrado en 1 Crónicas 28 fue convocado a fin de discutir cómo debía ser construido el templo o la casa del Señor.

1 Crónicas 28, 11-12: “… el diseño del pórtico y de los demás edificios, de las tesorerías, de las cámaras altas, de las cámaras interiores y del lugar del Propiciatorio; y también el diseño de todo lo que tenía en su espíritu respecto de los atrios de la casa del Señor y de todas las cámaras de alrededor, para los tesoros de la casa de Dios y de las cosas sagradas”.

El templo o la casa de Dios en el Antiguo Testamento fue un tipo de la Iglesia en el Nuevo Testamento

El templo o la casa de Dios en el Antiguo Testamento fue un tipo de la Iglesia en el Nuevo Testamento. Véase, por ejemplo, 2 Corintios 6, 16:

“¿Qué concierto entre el templo de Dios y los ídolos? Pues vosotros sois templo de Dios vivo”.

También véase Hebreos 3, 6, 1 Pedro 2, 5, y otros pasajes para la conexión entre el templo de Dios en el Antiguo Testamento y la Iglesia de Dios en el Nuevo Testamento.

Como en el Concilio de Jerusalén de 1 Crónicas 28 se reunieron para discutir cómo el templo de Dios del Antiguo Testamento sería construido, ello fue por ende un tipo o símbolo exacto del futuro Concilio en Hechos capítulo 15, donde igualmente se reunieron para discutir cómo el templo de Dios, esto es, la Iglesia del Nuevo Testamento, se construiría y expandiría de allí en adelante.

Hechos 15, 4-6: “Llegados a Jerusalén fueron acogidos por… los apóstoles y los presbíteros…”.

De hecho, en Hechos 15, 16, en el Concilio de Jerusalén del Nuevo Testamento, hay una referencia directa a la profecía de Amos 9, 11, sobre la reedificación del tabernáculo de David.

Hechos 15, 16: “Después de esto volveré, y reedificaré el tabernáculo de David que está caído; reedificaré sus ruinas y lo levantaré de nuevo…”.

El tabernáculo de David era la tienda en la cual estaba el Arca de la Alianza antes de la construcción del templo. Fue por ende un precursor del templo/casa de Dios y una representación de ello.

La reedificación del tabernáculo de David en Amós 9, 11

El mensaje en Hechos 15, 16 es que con la incorporación de los gentiles en la Iglesia – el asunto discutido específicamente en el Concilio – la profecía acerca de la reedificación de ese tabernáculo de David, la casa de Dios, se estaba cumpliendo. Por lo tanto, el Concilio de Jerusalén de 1 Crónicas 28, que se convocó para discutir cómo construir el templo de Dios, fue definitivamente un tipo del Concilio de Jerusalén de Hechos 15, que se convocó para discutir cómo construir el templo o iglesia de Dios.

1 Crónicas 28, 1: “todos los príncipes de Israel” se reunieron “en Jerusalén”.

Hechos 15, “Llegados a Jerusalén fueron acogidos por… los apóstoles y los presbíteros…”.

Concilio de Jerusalén cumple profecía

Explicado el evidente paralelo entre los dos concilios en Jerusalén, por favor considere lo siguiente. En 1 Crónicas 28, 2, leemos que:

Y se levantó David el rey, en medio de la asamblea…”.

En este concilio de Jerusalén, que trataba acerca de cómo construir el templo de Dios, y que claramente prefiguró el Concilio de Jerusalén de Hechos 15, el único que la Escritura describe e identifica como el que se levantó en medio de la asamblea es el rey. El que se levantó en medio de los demás para dirigirse a ellos es el que tiene la suprema autoridad sobre Israel.

En Hechos 15, 7, en el Concilio de Jerusalén del Nuevo Testamento, que asimismo determinaría cómo el templo de Dios (su Iglesia del Nuevo Testamento) se construiría y expandiría, leemos esto:

“Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo…”.

La Escritura describe e identifica a Pedro como el que se levantó en el Concilio de Jerusalén de Hechos 15, al igual como se describió e identificó al rey David como el que se levantó en el Concilio de Jerusalén de 1 Crónicas 28, porque Pedro, siendo el líder de la Iglesia y el primer papa, tuvo la suprema autoridad sobre la nueva Israel, la Iglesia, igual que el rey David que tuvo la suprema autoridad sobre Israel en el Antiguo Testamento.

Y si aún no está convencido del paralelismo, siga escuchando. Continuando con su discurso, en 1 Crónicas 28, 4, leemos que David dice esto:

1 Crónicas 28, 4: “Y el Señor, el Dios de Israel, me eligió de toda la casa de mi padre para ser rey sobre Israel por los siglos…”.

El rey David se levantó durante el Concilio en Jerusalén de 1 Crónicas 28 y dice que el Señor Dios “me eligió”.

El rey David se levantó durante el Concilio en Jerusalén – el Concilio que trató acerca de cómo construir el templo de Dios – y dice que el Señor Dios “me eligió”.

En Hechos 15, 7, en el Concilio de Jerusalén del Nuevo Testamento – el Concilio que trató acerca de cómo construir la Iglesia de Dios – leemos que Pedro dice esto:

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: ‘Hermanos, vosotros sabéis cómo, desde los primeros días, Dios me eligió en medio de vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra del Evangelio y creyesen’”.

San Pedro se levantó durante el Concilio en Jerusalén de Hechos 15 y dice que Dios “me eligió”.

El paralelo es impresionante y claro. La palabra inspirada de Dios describe a Pedro en el Concilio de Jerusalén de Hechos 15 de la misma manera como describe al rey David en el Concilio de Jerusalén de 1 Crónicas 28. David se levantó en medio de los demás y dice que de toda la casa de mi padre Dios me eligió. De la misma manera, Pedro se levantó en medio de los demás y dice que de todos vosotros apóstoles, presbíteros y representantes de la Iglesia, Dios eligió “mi boca”. También es interesante que en 1 Crónicas 28, 2, la palabra para asamblea – en la cual David se levantó, habló y declaró que Dios lo eligió, la traducción griega es ἐκκλησία. Esa es la palabra griega para Iglesia. Es la misma palabra usada en Hechos 15 para describir la asamblea o Iglesia en la cual Pedro se levantó, habló y declaró que Dios lo eligió. Tanto David y Pedro se levantaron en medio de la Iglesia o ἐκκλησία y declararon que Dios los eligió.

1 Crónicas 28, 4: “Y el Señor, el Dios de Israel, me eligió de toda la casa de mi padre para ser rey sobre Israel por los siglos…”.

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: ‘Hermanos, vosotros sabéis cómo, desde los primeros días, Dios me eligió en medio de vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra del Evangelio y creyesen’”.

Paralelo de 1 Crónicas 28, 4 y Hechos 15, 7

Pedro hace y dice lo que David hace y dice precisamente porque Pedro tuvo la suprema autoridad sobre la Iglesia del Nuevo Testamento, así como el rey David tuvo la suprema autoridad sobre Israel. La Iglesia es la Israel de Dios (véase Gálatas 6, 16). Las palabras de la Septuaginta o LXX confirma aún más este hecho.

La Septuaginta o LXX que es la versión del Antiguo Testamento citada en el Nuevo Testamento

La Septuaginta o LXX es la traducción griega del Antiguo Testamento. Es la versión del Antiguo Testamento que muy a menudo es citada por los escritores inspirados del Nuevo Testamento. En 1 Crónicas 28, 4 de la Septuaginta, cuando el rey David dice que Dios me eligió, la palabra para eligió es ἐξελέξατο. Esa es el aoristo medio indicativo, en tercera persona forma singular del verbo griego ἐκλέγω, que significa yo selecciono, escojo o elijo. Pues bien, en Hechos 15, 7, cuando Pedro se levantó y dice que Dios lo eligió, la palabra eligió no sólo viene del mismo verbo, sino que es exactamente la misma palabra que encontramos en 1 Crónicas 28, 4: ἐξελέξατο.

1 Crónicas 28, 4: “Y el Señor, el Dios de Israel, me eligió [ἐξελέξατο] de toda la casa de mi padre para ser rey sobre Israel por los siglos…”.

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: ‘Hermanos, vosotros sabéis cómo, desde los primeros días, Dios me eligió [ξελξατο] en medio de vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra del Evangelio y creyesen’”.

La palabra griega ekklesía significa iglesia o asamblea. Léxico griego-español

El texto inspirado de la Escritura nos da este notable paralelo entre los dos concilios en Jerusalén, y las palabras y obras de sus pertinentes líderes, para confirmar adicionalmente que Dios eligió a Pedro para tener la suprema autoridad sobre la nueva Israel, la Iglesia, así como Dios eligió al rey David para tener la suprema autoridad sobre Israel del Antiguo Testamento. Y como el cargo del rey David tuvo sucesores, el cargo de San Pedro también los tiene. De hecho, en 1 Crónicas 28, el rey David procede a mencionar que si bien Dios lo eligió para ser rey sobre Israel, no fue sino su sucesor, el rey Salomón, quien de verdad construyó el templo de Dios. En 1 Crónicas 29, 1, el rey David también describe a su sucesor, Salomón, como a “quien solo le ha elegido Dios”.

El rey David describe a su sucesor, Salomón, como a “quien solo le ha elegido Dios”.

Esto indica, además, que Dios elige sólo una persona para ser rey, y que el rey tiene sucesores en ese cargo único.

San Pedro, el primer Papa, y sus sucesores

De la misma manera, Dios eligió a Pedro para ser la piedra y el fundamento de la Iglesia, el que tiene las llaves del reino de los cielos, pero sus sucesores, los futuros papas, completarían la expansión o crecimiento del templo de Dios, la Iglesia, en cuanto los nuevos conversos sigan entrando en el cuerpo de Cristo a través de la historia. La autoridad de San Pedro en el Concilio de Jerusalén también es clara desde el hecho que antes de su discurso, hubo una larga discusión.

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro…”.

Pero en cuanto Pedro terminó su discurso en Hechos 15, 11, el siguiente versículo dice:

Hechos 15, 12: “Guardó entonces silencio toda la multitud y escucharon a Bernabé y a Pablo…”.

Nótese que el texto inspirado de la Escritura menciona el silencio inmediatamente después de terminarse las palabras de Pedro. La Escritura, por tanto, enseña que la discusión ocurrida antes del discurso de Pedro, cesó tan pronto como la posición de Pedro fue articulada y su discurso hubo terminado. Bernabé, Pablo y Santiago luego procedieron a dirigirse a la Iglesia, después que Pedro ya había dejado definido la principal y esencial verdad doctrinal que debía perdurar por los siglos: esto es, que los gentiles convertidos a Cristo no necesitaban cargar con el yugo de la circuncisión y todos los requerimientos de la Antigua Ley.

Pedro dijo: “… y no haciendo diferencia alguna entre nosotros y ellos, purificando con la fe sus corazones. Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios queriendo imponer sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros fuimos capaces de soportar? Pero por la gracia del Señor Jesucristo creemos ser salvos nosotros, lo mismo que ellos” (Hechos 15, 9-11).

Si bien San Pedro fue el líder de la Iglesia universal, el historiador Eusebio de la Iglesia primitiva nos dice que Santiago se quedó como el obispo de la iglesia local en Jerusalén.

También se debe señalar que, con la excepción de estar prohibida la inmoralidad sexual o la fornicación, que obviamente es de ley divina y repetida en muchos lugares del Nuevo Testamento, la propuesta hecha por Santiago en el Concilio de Jerusalén, de que los gentiles conversos debían abstenerse de los alimentos sacrificados a los ídolos, de la sangre, y de lo ahogado [estrangulado]  –que los apóstoles decidieron adoptar–, fue una recomendación que abarcaba la disciplina de Iglesia, y no el dogma.

Hechos 15, 28-29: “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponeros otra carga fuera de éstas necesarias: que os abstengáis de manjares sacrificados a los ídolos, de la sangre, de lo ahogado y de inmoralidad sexual”.

Fue una medida disciplinaria adoptaba por la Iglesia durante ese periodo apostólico en particular, del cual se estaba formando una sola Iglesia de Cristo entre aquellos que observaron la Antigua Ley y los gentiles que no la observaban. Véanse 1 Corintios capítulo 8, 1 Cor. 10, 25-29, y la bula dogmática Cantate Domino del católico Concilio de Florencia, para la prueba de que la prescripción mencionada en Hechos 15, 29 contra el consumo de esos alimentos específicos era una medida temporal y disciplinaria, no una enseñanza dogmática o una ley que estuviese inextricablemente conectada a la fe de Cristo. Esa prescripción dejó de ser obligatoria y ya no más aplicaba después del periodo apostólico.

Concilio de Florencia, Cantate Domino, 1441: “La sacrosanta Iglesia Romana firmemente cree, profesa y predica que ‘toda criatura de Dios es buena y nada ha de rechazarse de cuanto se toma con la acción de gracias’ [1 Tim. 4, 4], porque según la palabra del Señor, ‘no lo que entra en la boca mancha al hombre’ [Mt. 15, 11], y que aquella distinción de la Ley Mosaica entre manjares limpios e inmundos pertenece a un ceremonial que ha pasado y perdido su eficacia al surgir el Evangelio. Dice también que aquella prohibición de los Apóstoles, ‘de abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre y de lo ahogado’ [Hch. 15, 29], fue conveniente para aquel tiempo en que iba surgiendo la única Iglesia de entre judíos y gentiles que vivían antes con diversas ceremonias y costumbres, a fin de que junto con los judíos observaran también los gentiles algo en común y, a par que se daba ocasión para reunirse en un solo culto de Dios y en una sola fe, se quitara toda materia de disensión; porque a los judíos, por su antigua costumbre, la sangre y lo ahogado les parecían cosas abominables, y por la comida de lo inmolado podían pensar que los gentiles volverían a la idolatría. Mas cuando tanto se propagó la religión cristiana que ya no aparecía en ella ningún judío carnal, sino que todos, al pasar a la Iglesia, convenían en los mismos ritos y ceremonias del Evangelio, creyendo que ‘todo es limpio para los limpios’ [ . 1, 15]; al cesar la causa de aquella prohibición apostólica, cesó también su efecto. Así, pues, proclama que no ha de condenarse especie alguna de alimento que la sociedad humana admita; ni ha de hacer nadie, varón o mujer, distinción alguna entre los animales, cualquiera que sea el género de muerte con que mueran, si bien para salud del cuerpo, para ejercicio de la virtud, por disciplina regular y eclesiástica, puedan y deban dejarse muchos que no están negados, porque, según el Apóstol, ‘todo es lícito, pero no todo es conveniente’ [1 Cor. 6, 12; 10, 22]”.

Por eso lo que Santiago discutió y recomendó en el Concilio de Jerusalén fue una medida disciplinaria. Sin embargo, lo que San Pedro declaró fue la verdad dogmática, que permanecería en vigor para toda la historia de la Iglesia – esto es, que los gentiles conversos en la Iglesia de Cristo no necesitaban observar la circuncisión y el resto de la Antigua Ley. Ese principio dogmático definiría todas las generaciones futuras de cristianos y determinaría cómo la Iglesia se construiría o expandiría a través de los siglos. Es por eso que ello fue proclamado por San Pedro, la cabeza de la Iglesia – el que se levantó primero en medio de la asamblea y cuyas palabras silenció la discusión. La autoridad de San Pedro sobre la Iglesia también es precisamente la razón por la cual se le dijo específicamente al primer converso gentil, Cornelio, que encontrase a San Pedro, el líder de la Iglesia.

Hechos 10, 3-6: “… ‘Cornelio’. Él le miró, y sobrecogido de temor, dijo: ‘¿Qué quieres, Señor?’ Y le dijo: ‘Tus oraciones y limosnas han sido recordadas ante Dios. Envía, pues, unos hombres a Joppe y haz que venga un cierto Simón, llamado Pedro, que se hospeda en casa de Simón, el curtidor, cuya casa está junto al mar’”.

Al primer converso gentil, Cornelio, se le dijo que encontrase a San Pedro, el primer Papa

Y también es precisamente la razón por la que la profunda visión (registrada en Hechos 10, 10-16) que significaba que las restricciones de la Antigua Ley contra los alimentos impuros habían terminado – la visión que daría forma a toda la historia futura de la Iglesia – le fue dada a San Pedro solamente.

Hechos 10, 10-16: “Sintió [Pedro] hambre y deseó comer; y mientras preparaban la comida le sobrevino un éxtasis. Vio el cielo abierto, y que bajaba algo como un mantel grande, sostenido por las cuatro puntas, y que descendía sobre la tierra. En él había todo género de cuadrúpedos, reptiles de la tierra y aves del cielo. Oyó una voz que le decía: ‘Levántate, Pedro, mata y come’. Dijo Pedro: ‘De ninguna manera, Señor, que jamás he comido cosa alguna impura’. De nuevo le dijo la voz: ‘Lo que Dios ha purificado, no lo llames tú impuro’. Sucedió esto por tres veces, y luego el lienzo fue recogido al cielo”.

La visión de San Pedro sobre los animales impuros hechos limpios

Dios le comunicó a la cabeza de la Iglesia, San Pedro, la medida dogmática que Él quería que siguiera el resto de la Iglesia, de manera que una vez que el líder de la Iglesia hiciese conocer la verdad sobre el asunto, los demás en la Iglesia bajo su autoridad la aceptaría.

Además es digno de mención que cuando Santiago empezó a hablar él hizo referencia a lo que Simón Pedro ya había dicho.

Hechos 15, 14: “Simón nos ha dicho de qué modo Dios por primera vez visitó a los gentiles…”.

Santiago hace referencia al discurso de San Pedro al comenzar su propio discurso; no obstante, cuando Pedro empieza a hablar, él no hace referencia a ningún otro hombre. Él simplemente menciona cómo Dios lo eligió.

1 Crónicas 28, 4: “Y el Señor, el Dios de Israel, me eligió [ἐξελέξατο] de toda la casa de mi padre para ser rey sobre Israel por los siglos…”.

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: ‘Hermanos, vosotros sabéis cómo, desde los primeros días, Dios me eligió [ἐξελέξατο] en medio de vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra del Evangelio y creyesen’”.

San Pedro es el primer ministro de Jesús

La significancia de estos hechos, que claramente prueban el Papado, debería ser incluso más evidente cuando recordamos que Jesús está sentado sobre el trono de David. Jesús es el Rey, verdadero Dios y verdadero hombre. Él es el fundador de la Iglesia, y el último sucesor del trono de David; pero Él le da a San Pedro su autoridad, las llaves del reino y la comisión de gobernar su rebaño. Por lo tanto, el cargo de San Pedro es el del primer ministro o vicario de Jesús cuando se considera que Jesús es el Rey; pero, cuando Jesús deja el mundo y asciende al cielo, Él le da a San Pedro la autoridad sobre la Iglesia, y Pedro, por consiguiente, ocupa el lugar del Rey. Es por eso que la posición de Pedro en la Escritura es un paralelo de tanto la posición del primer ministro bajo los reyes del Antiguo Testamento y la posición del mismo rey David, como ya hemos visto. En la monarquía davídica no sólo había un rey que gobernaba a todo el pueblo, sino que el rey tenía un gabinete real. El gabinete real de Jesús, que hace paralelo a las 12 tribus de Israel y el gabinete real en la monarquía davídica, son los doce apóstoles. Sin embargo, de todos los ministros del rey en la monarquía davídica, había un ministro que resaltaba con autoridad sobre los demás. Ese era el primer ministro, quien tenía poder sobre la casa del rey. En Isaías capítulo 22, leemos que el primer ministro TENÍA LA LLAVE de la casa de David.

Jesús cumplió la monarquía davídica y hace a Pedro su primer ministro de la nueva Israel, su Iglesia

Isaías 22, 20-22: “Y en aquel día llamaré yo a mi siervo Eliaquim, hijo de Helicías, y le vestiré de tu [Sobná] túnica y le ceñiré de tu cinturón, y pondré en sus manos tu poder. Y él será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Y pondré sobre su hombro la llave de la casa de David; abrirá, y no habrá quien pueda cerrar; cerrará, y no habrá quien pueda abrir”.

Este pasaje nos informa que el primer ministro del rey tenía la llave de la casa. Eso significa la autoridad sobre la casa del rey. El primer ministro también tenía sucesores. El primer ministro tenía el poder de abrir y no habrá quien pueda cerrar, y cerrará y no habrá quien pueda abrir.

Isaías 22, 20-22: “Y en aquel día llamaré yo a mi siervo Eliaquim, hijo de Helicías, y le vestiré de tu [Sobná] túnica y le ceñiré de tu cinturón, y pondré en sus manos tu poder. Y él será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Y pondré sobre su hombro la llave de la casa de David; y abrirá, y no habrá quien pueda cerrar; y cerrará, y no habrá quien pueda abrir”.

Mateo 16, 18-19: “Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra Yo edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares sobre la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares sobre la tierra será desatado en los cielos”.

Paralelo de Isaías 22, 20-22 y Mateo 16, 18-19

El paralelo de Mateo 16, 18-19, donde Jesús dice que San Pedro recibirá las llaves del reino, y que cuanto atare sobre la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatare sobre la tierra será desatado en los cielos, es inconfundible.

La ascensión de Jesús

Jesús estableció que sus primeros ministros serán San Pedro y sus sucesores, y cuando Jesús dejó el mundo, después de haberle confiado a San Pedro el rebaño, Pedro se levantó como el representante de Jesús y tomó su lugar como el líder y gobernador de la Iglesia. Es por eso que la posición de San Pedro en los Hechos de los Apóstoles es la del líder de la Iglesia, y la razón por la que su papel en el Concilio de Jerusalén es un paralelo de la posición del rey David.

1 Crónicas 28, 4: “Y el Señor, el Dios de Israel, me eligió [ξελέξατο] de toda la casa de mi padre para ser rey sobre Israel por los siglos…”.

Hechos 15, 7: “Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: ‘Hermanos, vosotros sabéis cómo, desde los primeros días, Dios me eligió [ξελέξατο] en medio de vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra del Evangelio y creyesen’”.

Como estos hechos demuestran para cualquiera de buena voluntad, los protestantes y los demás no católicos que rechazan el Papado están equivocados. Su posición es indudablemente falsa. Ellos no tienen la verdadera fe cristiana. Cuando niegan el Papado, ellos niegan el cargo y posición establecidos por el mismo Jesucristo. Cuando atacan el Papado, ellos atacan lo que Dios mismo instituyó. A menos que se humillen, acepten la verdad que tan claramente prueba estos hechos, y se conviertan a la fe católica tradicional, la única verdadera fe cristiana fuera de la cual no hay salvación, ellos definitivamente se perderán.

Descargar el PDF: Impresionante: Hechos 15 prueba el Papado

Descargar el audio MP3 gratis: Impresionante: Hechos 15 prueba el Papado (26 MB)

Deje su comentario en La Biblia enseña que Jesús hizo a San Pedro el primer Papa

Los comentarios utiliza la tecnología Disqus

Volver arriba ↑